Asociación de Música Tradicional Tierra de Pinares Aldeamayor de San Martín (Valladolid)

 
HOME
ÚLTIMAS NOTICIAS
LA ESCUELA
TIERRA DE PINARES SOMOS...
DISCOGRAFÍA
ÚLTIMOS CERTÁMENES TIERRA DE PINARES
=> XXIII Certámen de Dulzaina
=> XXII Certámen de Dulzaina
PRÓXIMAS ACTUACIONES
ESCÚCHANOS
VIDEOS TIERRA DE PINARES
GALERÍA DE FOTOS
ME GUSTARÍA APUNTARME A CLASES
RECORTES DE PRENSA
¿Te avisamos con nuestras noticias?
PÁGINAS WEB DE AMIGOS
ZONA DE ALUMNOS
CONTACTA CON NOSOTROS
DANOS TU OPINIÓN
LIBRO DE VISITANTES
 

Creado por Jorge López Santos

XXII Certámen de Dulzaina

XXII CERTÁMEN DE DULZAINA TIERRA DE PINARES 



    Un año mas (¡y ya son 22!) se celebra en la localidad vallisoletana de ALDEAMAYOR DE SAN MARTÍN encuadrado dentro de las fiestas patronales de San Roque, organizado por la ASOCIACIÓN CULTURAL TIERRA DE PINARES y patrocinado por el Exmo Ayuntamiento de Aldeamayor de San Martín y la Junta de Castilla y León.

El recital tendrá lugar en:

TEATRO DE LA CASA DE CULTURA DE ALDEAMAYOR DE SAN MARTÍN

DOMINGO 10 DE AGOSTO DE 2008
20.00H
ENTRADA LIBRE


PARTICIPANTES:


* HERMANOS RAMOS  (Cuellar) SEGOVIA

* ATALAYA SORIA  (San Esteban de Gormaz)  SORIA

* E.M.T. TIERRA DE PINARES  (Aldeamayor de S. Martín) VALLADOLID

Como cada año, editamos un díptico en el cual, personajes importantes de la etnografía, del mundo cultural y musical de nuestra tierra tienen un espacio para poder hacernos reflexionar con sus palabras (Iñaki Peña, Paco Díez, Pablo Madrid, José Luis Castán, Joaquín Díaz etc)
En esta ocasión ha sido uno de los mejores cantantes de la música de raiz castellana, JAIME LAFUENTE (componente de LA CARRACA y TRADERE) el que con las siguientes frases nos invita a una reflexión acerca de la dulzaina y su evolución los últimos años.
Esperamos veros por aquí, y si no es así, HASTA EL AÑO QUE VIENE, que tengamos fuerzas y salud para poder seguir trabajando en esta labor de divulgación del folklore.

Saludos cordiales
Luis Ángel Fernández Villafañe
TIERRA DE PINARES


TEXTO DE JAIME LAFUENTE

"Existe una corriente de opinión, a veces en tono jocoso, que iguala el sonido de la dulzaina con algo molesto y escandaloso. Y, sin duda, en muchas ocasiones el denunciante está cargado de razón. Pero también es verdad que suele coincidir esta queja con interpretaciones, llenas de buena intención, pero no muy acertadas en su desarrollo.

Para hacer justicia a nuestro instrumento estrella y no crear traumas innecesarios a sus intérpretes, sean de mayor o menor valía, hay que decir que cualquier instrumento mal tocado es una agresión para los oídos de aquel que posea unos índices mínimos de sensibilidad musical. O ¿ustedes no han tenido en alguna ocasión en la casa de al lado a un vecino en edad temprana dándole a la flauta escolar o a un incipiente violinista con pocas opciones de alcanzar grandes cotas artísticas? Sin duda ese es el problema. Y a veces también sucede con la dulzaina. El aprendiz pretende emular antes de tiempo al maestro y pide una oportunidad para demostrar su valía, que en muchos casos todavía está para  no demostrar.
Por eso es bueno que haya escuelas como la de Aldeamayor de San Martín, que mantiene un cierto rigor para estas cosas y que sabe dosificar las apariciones de sus alumnos en función del grado de madurez que va mostrando el futuro dulzainero.

El buen aprendizaje y una valoración lo más justa posible de las capacidades de cada uno, ayudará a profundizar en lo más importante, en acabar siendo un buen dulzainero y como consecuencia un buen músico.
Y ¿adonde nos puede llevar todo eso? A un proceso artístico que vaya más allá de lo que hasta hace poco eran los límites de cualquier intérprete del instrumento que nos ocupa y preocupa. Y las consecuencias de ese buen aprendizaje ya han comenzado a dar sus frutos y la dulzaina se ha insertado con naturalidad en diversos tipos de formaciones musicales, conviviendo con otros instrumentos y abriendo un abanico de posibilidades muy interesante, que ha producido un enriquecimiento tímbrico en grupos de folk, de música antigua, bandas, etc, al tiempo que ha contribuido a mejorar la imagen de la dulzaina, gracias al buen trabajo de una larga lista de intérpretes que la han elevado al lugar de prestigio que se merece. Todavía queda mucho por hacer y muchos campos para explorar, incluyendo el trabajo impagable de artesanos y creadores del instrumento, que ya han cambiado muchos conceptos caducos.

También hay que valorar el enriquecedor cambio de impresiones que las tecnologías permiten gracias a foros específicos ubicados en Internet, inimaginables hasta hace unos pocos años, que hacen que vuelen a la velocidad de la luz, partituras, ideas, mensajes y alguna que otra discusión, siempre en buen tono.

Así que si alguien todavía mantiene dudas sobre la importancia de eventos como el Certamen Tierra de Pinares, que indague y curiosee en lo que se está moviendo en los últimos años alrededor de la dulzaina, comprobará que muchos prejuicios desaparecen enseguida y que merece la pena seguir el proceso de continua evolución que se está produciendo y empezar a sentirse feliz al escuchar una dulzaina bien tocada, como me viene sucediendo a mí desde hace bastantes años"


Jaime Lafuente
Programador del festival de Folk  Segovia
Cantante de LA CARRACA y de TRADERE



<< VOLVER


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Asociación de Música Tradicional Tierra de Pinares Aldeamayor de San Martín (Valladolid)